lunes, 19 de enero de 2009

El Rancho de Javi, Cercedilla


Uno de los planes típicos de un domingo cualquiera si vives en Madrid es hacer una escapadita a la sierra... bonitos paisajes naturales y buena comida son un gran atractivo, y es que sus restaurantes tienen muy buena fama... 

Ayer teníamos comida de antiguos compañeros y Barri, al que ya he mencionado en varias ocasiones por sus recomendaciones musicales, organizó la escapada... el destino, El Rancho de Javi en Cercedilla. El local no es muy grande... entrando a la izquierda se encuentra la zona de la barra, claramente separada del salón, que ocupa las zonas central y derecha... La decoración es rústica, con elementos del campo colgadas de la pared..

Para empezar y siguiendo las recomendaciones de los que ya conocían el lugar optamos por el chorizo de olla (lo más flojo), los pimientos con atún, las croquetas de jamón, queso y marisco (muy buenas) y las gambas a la plancha (excelentes!)... De segundo yo me decanté por el solomillo, buen tamaño y carne sabrosa y en su punto... Mi mujer optó por el bacalao, también con éxito, y otros muchos eligieron el chuletón, quedando muy satisfechos. Mención especial para los postres, muy rica la tarta de chocolate negro y el tiramisú, y sobresaliente la tarta de chocolate blanco... original, sorprendente y deliciosa...

El servicio, atento y cercano, estuvo pendiente de cualquier detalle pese a lo lleno que estaba y considerando la guerra que da una mesa de 14 y dos niños... En resumen, trato agradable en un local ideal para culminar una excursión a la sierra.. Las croquetas y las gambas son peaje obligatorio, la carne una opción rica y segura y los postres variados y notables (tarta de chocolate blanco, recordadlo!)... 

La cuenta salió por 39 euros con postres, cafés, chupitos y varias botellas de vino...

Más info en 11870. Si vais por la zona merece la pena pasarse, sin duda..
 

3 comentarios:

Carolina dijo...

Este fin de semana acudimos a este restaurante con amigos y los niños. El dueño estaba borracho y tan agresivo que tras soportar sus amenazas, agarrones, empujones y ordinarieces decidimos levantarnos sin comer. Todo porque estaban en fiestas y nosotros no érmaos del pueblo. Lamentable. Me gustaría saber si este señor vive de la gente del pueblo o de los que nos acercamos a visitarlo en nuestro tiempo libre...para que nos insulten está claro que no vamos a volver.

Anónimo dijo...

Hola Carolina, no sé si estamos hablando del mismo sitio, pero yo voy a cenar todas las semanas a este restaurante (El Rancho de Javi, en Cercerdilla) y te garantizo que jamás he visto que Javi el dueño del restaurante se comporte de esta forma, permíteme que dude sobre tu comentario...
Sobre la comida, calidad/preio es de lo mejor que puedes encontrar en la Sierra de Madrid.

Antonio dijo...

Yo también he acudido a este chiringuito en más de una ocasión, hasta que me ocurrió algo parecido a lo que dice "Carolina", así que no es tan extraordinario que el dueño pierda las formas por estar bebido.
NUNCA volveré a pisar este restaurante, y a ver cuanto tiempo le dura la licencia, porque comportamientos como los de este tipo no se pueden permitir en una sociedad civilizada.
Por cierto si todas las semanas vas por allí, es seguro que eres amiguete; así que sólo faltaría que a sus propios amigos los tratase a patadas...