martes, 18 de agosto de 2009

Pelopicopata de Antena3, un programa sorprendente


Algunas mañanas de sábado me levanto a tiempo de ver uno de esos pocos programas que logran sorprender... simpático, sencillo, pero muy logrado, Pelipicoypata. Un espacio presentado por Anabel Alonso y dedicado a los animales.

La presentadora cumple en su papel introductorio, fiel a su extrovertido estilo, que la ha hecho conocida en la televisión. Sin embargo la fuerza del programa radica en sus historias y un dinámico montaje. Estamos ante personas que dedican su vida a los animales, unos de forma profesional, otros de forma desinteresada... También tenemos algunos personajes conocidos y sus mascotas... Narrado de forma cercana y muy humana, el programa fluye entre las diferentes tramas, sin obsesionarse con ninguna, y con un marcado tono amable y constructivo...

Concebido con el objetivo de entretener a los niños de forma pedagógica aprovechando el tirón de los animales, sinceramente el resultado está muy por encima de las producciones habituales y merecería un hueco en otra parte de la parrilla más relevante... En cualquier caso una grata sorpresa, un producto televisivo constructivo al tiempo que ameno.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, voy a relataros un triste caso que pone de manifiesto lo lejos que estamos en este país de tener una legislación sobre mascotas y también dice mucho sobre lo paletos y atrasados que estamos. Un país en el que desangrar toros provoca aplausos y se le llama arte; en el que tiramos cabras desde campanarios; en el que se ahorca al galgo que ya no puede cazar, porque darle un tiro es malgastar un cartucho y en el que hasta hace muy poco, teníamos a un ser humano negro disecado en un museo.

El pasado día 26 de agosto, mi adorada perrita Alba --- un miembro más de mi familia--- consiguió, no se cómo, soltarse de su cadena mientras compraba en una tienda de comestibles. Justo cuando yo salía, ví como un coche la pasaba por encima en una calle peatonal que marca 20KM por hora. Testigos presenciales aseguran que como mínimo doblaba esa velocidad en el momento del atropello y la triplicaba mientras se daba a la huída. Por suerte una señora tuvo la habilidad de tomar la matricula y como esto es un pueblo,-El Pardo-, una de mis hijas localizó al vehículo y a su conductora una hora después, mientras el resto de mi familia lloraba amargamente la pérdida de tan queridísimo ser. Esta "persona" y la entrecomillo porque para mi no llega a esta categoría, dijo toda clase de barbaridades (por un perro no se para, no paré porque ya estaba muerta, etc) y mostró una indiferencia y una falta de humanidad difícil de creer. No pidió excusas y le dijo a mi hija que no pensaba venir a vernos, a ver el dolor que había provocado. Hasta aquí los hechos. Pero resulta que esta individua había estado dos años sin conducir, condenada por un tribunal por atropellar y matar a un anciano en un paso de cebra. Yo, ingenuo de mí, pensé que alguien que circula con exceso de velocidad, se da a la fuga tras un atropello sin saber muy bien si era un perro o un niño ( ya que una de sus excusas era decir que no vió al animal) y que tiene estos tristes antecedentes, pensé como digo, que la ley tendría algo que decir en todo esto. Me equivocaba. La policía municipal me dijo que en España no se podía denunciar más que atropellos de personas y me remitió a los juzgados. Busqué asesoramiento con un abogado y me dijo que no me molestara, que la denuncia no iba a prosperar. Yo no quiero nada de esta persona, nada me va a devolver a mi querida mascota, no quiero dinero por daños, mi denuncia sólo buscaba que a esta persona se le prohíba conducir, pues su comportamiento al volante pone de manifiesto que es un peligro para los seres vivos y que no sabe comportarse cuando la tragedia que los coches pueden provocar, se ha consumado. Esto es todo lo que quería relataros. Mi impotencia y mi dolor son muy grandes y también lo es la vergüenza de vivir en un país como el nuestro, tan incivilizado y brutal.


POSDATA: Hace unos días adoptamos a una perrita, uno de esos miles de animales abandonados en nuestro territorio por gentes sin escrúpulos. No sustituirá a nuestra Alba, pero nos ayudará con su amor y agradecimiento a superar el dolor y la frustración que nos provoca vivir en un país lleno de cafres y sin legislación civilizada. Muchas gracias y felicidades por vuestro programa y la labor que desempeña en un sitio donde tanta falta hace gente como vosotros.

Fdo:
JOSE VELEDO. VECINO DE EL PARDO, MADRID.
TLF.91-376.16.62//618.38.99.73
elveledo@hotmail.com

csorozco dijo...

Hola,

lamento sinceramente lo ocurrido. Completamente de acuerdo en que tenemos mucho que cambiar y mejorar en lo que se refiere al trato que damos a los animales en muchos casos.

Hace unos años, tuve un hecho similar con mi perro, Mister. La policía casi se rió en mis narices cuando toda la familia estaba destrozada.

En fin, confiemos que programas como Pelopicopata consiga con el tiempo que las cosas cambien.