viernes, 24 de julio de 2009

Transformers 2, Michael Bay se hunde sin remedio entre tanto robot


Otra de las películas más esperadas del año era Tranformers 2, el súper proyecto de Michael Bay, respaldado por Spielberg, y continuación de la primera entrega, con la que ambos consiguieron buenos resultados en taquilla, que no de crítica. Misma esencia, vehículos que se convierten en robots, y mismo reparto, con Shia LeBouf y Megan Fox, a la cabeza.

Con los antecedentes de Bay y tras ver Transformers, no era de esperar un guión sólido... algo que, por supuesto, se confirmaba viendo el trailer, y que tienen asumido como normal e irrelevante los grandes de Hollywood... pero claro, de ahí a ignorarlo de tal modo que carezca de sentido, que sea de locos buscarle algo de coherencia a la historia, buff... Lo que sí que sigue es el modelo Terminator Salvation, la reducción de diálogos hasta la mínima expresión...

Otro desacierto del director es la duración del film. Se necesitan más bases que unas cuantas escenas de acción para mantener al público enganchado durante dos horas largas... Si bien hubiera sido igual de superficial, con tres cuartos de hora menos el resultado habría sido cuando menos trepidante... Con su metraje real y varias bajones de ritmo, "se hace larga"...

En lo positivo, los robots en cuanto a la realización técnica... Los efectos están mejor logrados que en la primera parte y se pueden rodar las escenas con menor velocidad, la cámara corre menos (menos mareo) y se agradece... Las escenas "made in Bay", ésas en las que el plano se ralentiza, la música "momentazo" suena de fondo y los actores adoptan poses solemnes, pese a no estar a la altura de por ejemplo las de Armaggedon, siempre se agradecen, dan empaque al film... Por último, que el director es consciente de que no sólo los robots interesan, que Megan es un activo valioso y se esfuerza por sacarle provecho...

Resumiendo, Michael Bay peca de orgullo tras el éxito en taquilla del primer Transformers y decide eternizarse en su despliegue de robots en acción. El resultado se mantiene igual de superficial, la trama se enrevesa para ocultar sus incongruencias y el ritmo es irregular. Los efectos especiales mejoran, la cámara se frena un poco y Megan se descubre como la gran atracción de un film insustancial, a ratos entretenido y olvidable cien por cien.

2 comentarios:

xevi dijo...

pedazo de jaca que es la fox esta eh! jajaja, pelicula totalmente evitable. ya me han dicho que la de bruno es incluso peor jaja

csorozco dijo...

Megan es Megan , está claro...

uff, la de Bruno si que no voy a verla...