jueves, 13 de noviembre de 2008

Bella, la película


Cambio de tercio. Hoy toca cine. Ayer fuimos a ver la película Bella.

Hace un par de semanas apareció en varias televisiones avalada por Alejandro Sanz, que aporta uno de los temas de la banda sonora, y por el éxito inesperado en EEUU y varios festivales.
Por lo visto, el director, Alejandro Gómez Monteverde, es un mexicano crecido en los culebrones y que ya disfrutaba de cierto nombre en Hollywood aunque fuera en producciones de poca relevancia. 
Sin embargo, un buen día decidió cambiar de registro y dedicarse a un cine que le aportara más y de ahí sale la idea de Bella. Cine de autor, en el que el actor/director trata de contar cómo es la vida de los latinos en EEUU.

Bella es una película pequeña, que sorprende con un montaje adornado en varios flashbacks al pasado pero sin abusar de ellos. Que ahonda en las raíces latinas en EEUU, en los problemas cotidianos y en los de fondo. 
Que nos muestra lo dura que es una infancia traumática. Pero ante todo, Monteverde nos acerca al peligro de un descuido, de la mala suerte, como un cúmulo de circunstancias pueden resultar en algo trágico capaz de marcar una vida,
aunque no hundirla si se lucha.

En resumen, cine independiente americano que nos acerca al mundo latino en EEUU desde un punto de vista profundo, abordando tristezas y golpes en la vida rodeados de alegrías y risas. Todo con un cuidado sentido estético que promete grandes cosas a aquellos que disfrutan de ese tipo de cine, como quien suscribe.

1 comentario:

ja dijo...

Muy interesante también su visión optimista, que ante la situación vivida por el protagonista éste se rehace intentando dar lo que ha quitado: una vida.